Artemisa, su nombre más común deriva de la palabra griega artemes

La Artemisa suele confundirse en la naturaleza con la manzanilla, por su tamaño, forma y flor de pétalos blancos y centro amarillo, pero tiene sabor y efectos muy distintos excepto uno: también llamada matricaria como la manzanilla, se le atribuye desde tiempos antiguos efectos benéficos para problemas del ciclo menstrual. Para diferenciarla la artemisa tiene un olor acre y es rechazada por las abejas. Además, la flor de la artemisa es aplanada y la de la manzanilla es cónica.

Su nombre más común deriva de la palabra griega artemes (sano) en alusión a las propiedades medicinales de la planta.

Actualmente su uso más indicado es para dolores de cabeza y migrañas, tanto para eliminarlas como para evitarlas. Como otras plantas de sabor amargo, ayuda a eliminar condiciones de exceso y se evita su uso en personas de condición más débil o sensible: embarazo, niños y personas con salud frágil o uso de anticoagulantes.

  • Sus efectos demostrados son:
  • Antimigrañoso, dolores de cabeza, migrañas y neuralgias.
  • Febrífugo, disminuye la fiebre.
  • Antiinflamatorio, normalmente de uso externo se aplican cremas o pastas sobre articulaciones en reumatismo y artritis en general.
  • Además, se le considera antiparasitario, siendo útil tomar eventualmente 2 o 3 tasas en un día para una limpieza interna.