Santo repollo…. si… en serio… el repollo

El Repollo es una ensalada bastante conocida y a veces no muy bienvenida en nuestras mesas, ya que su contenido de fibras y azufre genera gases. Problema mínimo si uno usa los aliños como corresponde: aliñar las ensaladas no significa salar y aceitar, el concepto de aliñar es porque las ensaladas debieran ser condimentadas con aliños (romero, clavo, perejil, frutos secos, etc…). Dentro de los aliños hay muchos con la función carminativa, o sea, que eliminan o evitan la generación de gases.

Los egipcios ya lo cultivaban, mientras que romanos y griegos les atribuían propiedades digestivas. Dentro de la clasificación de las funciones de las plantas esta en los primeros lugares entre los antiulcerosos y cicatrizantes. Si, resuelve ulceras en forma muy eficiente. Para esto y otros efectos se sugiere consumirla 3 o 4 veces al día antes de las comidas, durante al menos 3 semanas.

Además, también está en los primeros lugares entre los primeros lugares de las plantas benéficas para dolores articulares y tratamiento de la piel. Los emplastos y cataplasmas de repollo logran buenos y rápidos efectos al aplicarse sobre articulaciones dolorosas, y sobre alteraciones de la piel como ulceras varicosas, eccemas y acné. Se aplica tibia en medio a unas telas, o fría y molida directamente sobre la piel.

Sobre sus nutrientes se puede mencionar la vitamina K en gran cantidad siendo casi el requerimiento total cubierto por solo 1 taza. Provitamina A, C, B6, B2, B1, ácido fólico, ácidos grasos omega 3, calcio, potasio, triptófano, proteínas, magnesio y manganeso. Todo importante en la formación de los dientes, huesos, glóbulos rojos y mejorar las defensas. Todo esto lo hace un buen alimento para control de peso ayudando a eliminar retención de líquidos y ser nutritiva.

Uno de los problemas que las personas suelen tener para bajar de peso es la búsqueda de algo dulce. Lo que pocas personas saben es que este antojo suele ser un síntoma típico de parásitos en el intestino, con o sin picor anal. Ahora resulta que además el repollo es un buen vermífugo, o sea, es antiparasitario.

  • Antiulceroso, cicatrizante, demulcente, depurativo, diurético, analgésico articular y vermífugo, es un alimento que debe estar en su mesa.
  • Precausiones: No usar en tratamiento de anticoagulante, ya que puede antagonizar su efecto.
  • No usar en hipotiroidismo. A largo plazo puede inducir un bocio.